La #ECIE se abre camino

La Estrategia Canaria de la Internacionalización de la Educación (ECIE) es fruto –entre otras– de una preocupación constante por el hecho de que nuestros jóvenes puedan enfrentarse ­–con garantías de éxito– al mundo globalizado en el que vivimos, y para ello, nada mejor que proveerlos de la mejor preparación posible.

En este sentido, no son nuevas las iniciativas acometidas en el ámbito de la internacionalización. Por esta razón, nos gustaría rescatar hoy dos titulares que revelan, a las claras, el interés de la Consejería de Educación y Universidades en los proyectos de colaboración internacional, a saber:

1

Canarias es la quinta Comunidad Autónoma con mayor número de proyectos de internacionalización educativa

Ciertamente, Canarias era, en 2016, la quinta Comunidad Autónoma de España con más proyectos adscritos al programa europeo Erasmus +, según el informe publicado ese año por el Servicio Español para la Internacionalización Educativa (SEPIE).

De esta forma, con 103 proyectos seleccionados para dicho curso, el Archipiélago se colocaba entre las comunidades con más participación en este programa con un presupuesto de 8.279.883 euros para desarrollar estos proyectos en 2016.

Desde 2016, la calidad de los proyectos y el número de colaboraciones no ha hecho más que crecer.

2

Canarias lidera la internacionalización de la FP en la Macaronesia

Hace poco más de un año, teníamos noticia de que «el Gobierno de Canarias lidera la creación de una red interregional para la mejora de la Formación Profesional en la Macaronesia, su integración con un plan de Innovación y Desarrollo y su mayor conexión con el empleo. Estas son las principales líneas que abarca la propuesta que presenta (…) el ejecutivo autonómico en Azores y Madeira, una iniciativa que la Consejería de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias traslada (…) a los responsables educativos de ambas regiones para solicitar su participación y trabajar de forma conjunta en la hoja de ruta del proyecto».

Ante noticias como estas, no podemos perder de vista los objetivos del establecimiento de esta red interregional, ni los beneficios que reporta a nuestro sistema educativo:

Iniciar acciones de formación complementaria que demanden los centros educativos.

Trabajar en la creación de una red de movilidad de profesorado y alumnado.

Fomentar la realización de prácticas formativas en empresas en el exterior.

Mejorar la competitividad de los sectores productivos.

Para la una formación contextualizada en el siglo XXI, para la generación y el cuidado de nuestro talento y para la internacionalización del trabajo de nuestros estudiantes y profesionales, la ECIE continúa apostando por optimizar las ventajas derivadas de la pertenencia al mercado único europeo, de la situación geográfica estratégica de las islas, de la proximidad a mercados emergentes de África, así como de los vínculos históricos y culturales con América. Por todo lo anterior podemos afirmar que: «La ECIE se abre camino».